China Socialista y la Lucha por la Liberación de la Mujer de 1949 a 1976

Amit Bhattacharyya

Profesor de Historia,

Universidad de Jadavpur,

Kolkata, India

Desde el año 2016 los comunistas revolucionarios, demócratas y gente progresista de todo el mundo han comenzado a celebrar el 50 aniversario de la Gran Revolución Cultural Proletaria (GRCP) de China. Esta revolución fue una de las fases más importantes en la larga historia de activismo revolucionario de la carrera política de Mao Tse-tung. Representa un faro para la gran mayoría del pueblo, para los revolucionarios, progresistas y demócratas en muchas partes del mundo. Para decirlo brevemente, esta Revolución Cultural resolvió el problema de cómo prevenir una restauración capitalista en una sociedad socialista, un problema que la revolución bolchevique no pudo resolver. No es suficiente con cambiar la base económica, es necesario también cambiar la superestructura. La GRCP apuntaba a poner todas y cada una de las esferas de la superestructura cultural en conformidad con la base económica socialista del país, despertando a las grandes masas trabajadoras contra los arraigados seguidores del camino capitalista. Fue una continuación del histórico Gran Debate y marcó una nueva etapa en el desarrollo de la revolución china. Esta revolución ha sido criticada por opositores como una “desviación de izquierda”, algunas veces condenada como “diez años de locura”. La realidad es que los últimos años de la vida de Mao fueron los años en los que él hizo su mayor contribución creativa, vio más lejos y se adentró más profundamente en la dialéctica del desarrollo humano y social. De hecho, Mao tuvo la visión y el coraje para exponer la lucha de clases antagónica que estaba en curso en el núcleo mismo del Partido Comunista en medio de la construcción socialista. En el transcurso de su participación en la práctica revolucionaria, Mao no sólo contribuyó a la teoría del Marxismo-Leninismo, sino también a la civilización humana en su conjunto.

Hoy, voy a hablar sobre “La China socialista y la Lucha por la Liberación de la mujer de 1949 a 1976”. En la etapa previa de Revolución de Nueva Democracia, la lucha por la transformación de la condición de la mujer estaba estrechamente ligada a la lucha del pueblo de China contra el sistema feudal y el control imperialista. Su larga lucha por su autoafirmación dentro de la familia y la sociedad, contra el patriarcado, por el sufragio femenino, por la libre elección de la pareja y divorcio y por los derechos de propiedad encontraron sustento en la lucha encabezada por el PCCh por la transformación social. A pesar de su participación espontánea en la revolución social, la identidad distinta del movimiento de mujeres no se fundió con la corriente principal del movimiento político revolucionario. El PCCh siempre alentó el movimiento de mujeres por sus propios derechos ya que cambios en su situación social eran una precondición para un cambio social amplio. En la nueva sociedad asimismo la política del PCCh no siempre se conformó con el nivel de conciencia de las mujeres, una limitación causada principalmente por la actitud patriarcal de los hombres militantes del partido. De manera similar, en la China socialista, la lucha de las mujeres por la liberación procedió por un camino en zigzag marcado por la cooperación y la oposición.

La fase inmediatamente posterior a la revolución de 1949, ha sido descrita por Mao como la última etapa de la Revolución de Nueva Democracia y la primera etapa de la Revolución Socialista. Uno de los pasos más importantes en esa etapa fue la promulgación de la Ley de Matrimonio del 1 de mayo de 1950. Esta Ley de Matrimonio fue la culminación de las luchas revolucionarias y de los actos del gobierno revolucionario en las décadas de 1930 y 1940. Los principios generales se explican en el artículo 1i: “El sistema de matrimonio feudal arbitrario y obligatorio, que se basa en la superioridad de los hombres sobre las mujeres, y que ignora los intereses de los niños queda abolida. El “sistema de matrimonio de Nueva Democracia ‘basado en la libre elección de pareja, en la monogamia, en la igualdad de derechos de ambos sexos y en la protección de los intereses legítimos de las mujeres y los niños debe ser puesto en práctica”. Una nueva generación apareció en la nueva sociedad, en la que los propios individuos podían elegir sus parejas de vida y no había razón aparente para luchar por la propiedad entre ellos. Sin embargo, a pesar de la transformación gradual de la base económica, no fue tan fácil lograr una transformación en el ámbito de la superestructura, en el mundo de los pensamientos. La lucha contra el patriarcado no podía llegar a su fin con la realización de la Revolución de 1949. Las marcas de nacimiento de la vieja sociedad no pueden desaparecer de un plumazo. Esfuerzos conscientes eran esenciales para lograrlo. Ahí está el significado de la Revolución Cultural. En la nueva sociedad se sintió la necesidad de hacer a las mujeres libres de la eterna servidumbre de la limpieza y el cuidado de los niños y, hacerlo, para que se hicieran parte integrante de la producción social y jugaran un papel en el desarrollo de la nueva cultura Socialista.

Lo que es importante señalar es que, durante el período de la construcción socialista, el Partido Comunista adoptó políticas acordes con la realidad objetiva que no estuvieron siempre en conformidad con los principios generales de la liberación de la mujer. Mirémoslos ahora uno por uno:

“Culto a la ama de casa”: mediados de la década de 1950

En el período inmediatamente posterior a la Revolución de 1949, se publicaron en periódicos, libros e informes, una serie de escritos elogiando a las mujeres trabajadoras. Mujeres que ejercían como trabajadoras en industrias tales como textiles, carbón, fundición de acero, sastrería, motor de conducción, etc., fueron proyectadas como modelos para admirar y emular. Sin embargo, como señala Delia Davinii , desde mediados de la década de 1950, hubo un claro cambio en el tono de este tipo de literatura. Desde entonces, artículos elogiando el papel de la mujer no como trabajadoras, sino como amas de casa comenzaron a aparecer cada vez con mayor frecuencia. El papel de la mujer como ama de casa, esposa y madre recibió una atención sin precedentes. En este nuevo enfoque se presentó a la mujer contribuyendo a la sociedad a través de su marido y familia, actuando como una especie de trabajadora de servicio no remunerada para sus familiares que participaban de la producción. La nueva idea era que al contribuir a la estabilidad de la familia la mujer estaba, de hecho, participando en el trabajo productivo. Una periodista australiana que visitó China a mediados de la década de 1950 se sorprendió al descubrir que la mujer en la familia, en el intento de mantener a su marido dominante feliz en su casa, siempre mercaba antes de cada comida para que él pudiera tener verduras muy frescas para comer. Incluso la serie de características de la moda y la belleza, que aparecieron en las Mujeres Chinas en el año 1955 se pueden considerar como parte del mismo movimiento para feminizar las mujeres en un modelo domestico reaccionarioiii.

Hubo un ligero cambio en esta política conservadora en 1956, cuando hubo una marea en las industrias urbanas y trabajos de construcción. Una serie de artículos sobre la participación de las mujeres en la industria salieron en revistas y libros. Sin embargo, esa fase fue de corta duración. Cuando se formaron las cooperativas en las áreas rurales, muchas personas partieron para las ciudades en busca de empleo, lo que condujo a desempleo en las ciudades. A principios de 1958, la situación llegó a ser tan alarmante que había al menos presión indirecta hacia las mujeres que trabajaban en las áreas urbanas para que se retiraran de sus puestos de trabajo. Lenin sostuvo que las mujeres deben liberarse de la eterna servidumbre de la limpieza y el cuidado de niños. Mao hizo hincapié en que las mujeres deben integrarse al trabajo productivo y hacerse económicamente independientes. La nueva política estaba totalmente en desacuerdo con lo que defendieron Lenin y Mao.

De hecho, durante la década del 50, uno de los principales problemas en China fue la falta de oportunidades de empleo para las mujeres. Ese fue un periodo de reconstrucción de la economía devastada por la guerra, las oportunidades de empleo eran muy escasas, la población urbana era mucho mayor que la disponibilidad de puestos de trabajo. Sumado a esto, el énfasis puesto en el desarrollo de la industria pesada en lugar de en la agricultura y la industria ligera, debido a la confianza en el modelo soviético de desarrollo, también pusieron un freno a la apertura de puestos de trabajo para las mujeres en las industrias durante este periodo. La política del gobierno hacia las mujeres dependía del número de puestos de trabajo disponibles en el momento. Tal política conservadora estaba aun en vigor en 1955. La pregunta que surge naturalmente es: ¿por qué sólo las mujeres y no los hombres, eran víctimas de una situación que se presentaba debido a la falta de oportunidades de empleo?

 

Gran Salto Adelante (1958-1959)

La política anterior fue abandonada durante el desarrollo económico integral de producción asociado con el Gran Salto Adelante (1958-1959) y las mujeres en gran número se ubicaron en diferentes sectores de la producción social como trabajadoras. Para entonces, el modelo soviético de desarrollo, que pone énfasis en el desarrollo de la industria pesada a expensas de la industria ligera y de la agricultura, fue descartado y se puso en práctica la estrategia de desarrollo de Mao que abogaba por el desarrollo simultáneo de la industria pesada, la industria ligera y la agricultura con énfasis en la industria ligera y la agricultura, de las que dependía la mayoría de las personas.

Las Mujeres en la Industria Ligera y Pesada

En la nueva situación, las mujeres se integraron a la producción en un número creciente. Sin embargo, la pregunta es: ¿a qué sectores se integraron? ¿Estaban ellas, como los hombres, asociadas también con las industrias pesadas, o solo eran enroladas en las industrias ligeras? Sobre esta pregunta, diferentes autores han aportado diferentes hechos. Es evidente a partir de estos hechos que, aunque en un principio las mujeres participaron como trabajadoras principalmente en la industria ligera y parcialmente en la industria pesada, más tarde, como resultado del despliegue de la formación política, las mujeres participaron cada vez más en la industria pesada. A lo largo de las décadas de 1960 y 1970, las mujeres constituyeron la fuerza de trabajo dominante en la industria textil e industria ligeraiv.

Poco a poco, además de su participación en la industria textil y las industrias ligeras, aumentó la participación de las mujeres en otras industrias tales como los sectores de elaboración de maquinaria, electricidad, productos químicos, herramientas, metalurgia, petróleo, plásticos y fabricación de transistores. De acuerdo con una estimación de 1966, en la industria siderúrgica Anshan, donde antes no había ninguna mujer experta técnica o ingeniera, había entonces 300 técnicas y 30 ingenieras, además de una directora y una subdirectora directora en el laboratorio central. En las brigadas de producción en el campo, las mujeres representaban entre el 30 y el 40 por ciento de la fuerza de trabajo total y en el sector del algodón, el porcentaje era de alrededor del 70 cientov.

 

Creatividad

En el campo de la producción, los hombres generalmente conducían las innovaciones tecnológicas. Sin embargo, las mujeres tampoco se quedaron atrás e hicieron contribuciones creativas en diferentes sectores. Michael Opper en un artículo relató la historia de nueve mujeres que trabajan en una fábrica metalúrgica en la ciudad de Shenyang, en la región de Manchuria. Ellas tenían que enfrentar la falta de cooperación e incluso los comentarios sarcásticos de los hombres. El equipo de las nueve mujeres decidió que ellas comenzarían una pequeña fábrica, que pudieran manejar por sí mismas. Después de muchas visitas a otras fábricas y discusiones, se dieron cuenta de que el óxido de hierro se estaba descartando como material de desecho. Trabajadores experimentados les dijeron que podría ser reciclado en un producto que se podría utilizar, en lugar de hierro, para algunas partes de maquinaria. Entonces decidieron reciclar el óxido de hierro moliéndolo en un polvo que se podía convertir en accesorios útiles necesitados por fábricas vecinas. ¿Cómo iban a hacerlo? No tenían dinero. Ellas no quieran solicitar al gobierno recursos. Tendrían que hacerlo solas. Ellas lo tomaron como un reto.

Para iniciar necesitaban un horno. Un horno costaría cerca de 30.000 yuanes. Así que de nuevo las mujeres tenían que improvisar. Recogieron ladrillo usado de una fábrica de ladrillos. Con éstos construyeron las paredes interiores de su horno, con ladrillos regulares, construyeron las paredes exteriores. La siguiente cosa que necesitaban era una chimenea. Una chimenea costaría cerca de 30.000 yuanes. Entonces las mujeres improvisaron de nuevo. Se fueron a las grandes fábricas donde pidieron barriles de asfalto desechados y los hicieron rodar por las calles hasta el lugar de su fábrica. Aquí le quitaron las partes superiores e inferiores y soldaron los barriles unos con otros. En este punto se enfrentaron a un problema técnico que no podían resolver. Ellas no sabían cómo levantar los barriles para ubicarlos. Por lo que pidieron ayuda a un trabajador con experiencia de una fábrica cercana. Con su ayuda física y conocimientos básicos, acomodaron la chimenea con una polea de cuerda. Después de terminar el horno y la chimenea, las mujeres hicieron sus propios ladrillos para el edificio de la fábrica. La mayor parte de su equipo fue hecho a mano. Ellas no tenían acero, pero tenían madera. Ingeniosamente se pusieron a trabajar con madera e hicieron las máquinas. Las mujeres tomaron consejos a cada paso, eliminando así muchos errores innecesarios, y trabajaron mucho y arduamente.

De esta manera, tomando la iniciativa en sus propias manos, el equipo de trabajadoras comenzó la producción. De acuerdo con una estimación de 1966 a 1974, su producción aumentó 46 veces y fueron capaces de llegar a más de 60 variedades de productosvi.

La creatividad de la mujer se manifestó también en otros ámbitos. En la comuna popular Chiamoning, en la provincia de Jopei, un equipo de investigación conformado por 45 mujeres campesinas pudo, después de una serie de experiencias, poner bajo control ocho variedades de gusanos tales como el gusano cortador, grillo-topo, la oruga de maíz, etc. Un equipo de 40 mujeres de la comuna Ushenchao en Mongolia, bajo la dirección de Paokiledai, se enfrentaron en una batalla exitosa contra la adversidad natural. La región desértica de Maoushu se extendía gradualmente poniendo fin a tierras de pastoreo y el desafío era cómo prevenir esto y hacer que las tierras volvieran a ser favorables para el crecimiento del pasto. El equipo de mujeres hizo muchos experimentos con plantas y arbustos, y en última instancia, pudo lograr lo deseado plantando ‘artemisas de arena’ en la tierra del desierto después de muchos años de esfuerzosvii.

Mujer modelo

En la medida en que las mujeres participaron en la lucha por un cambio social, un nuevo concepto de “mujer modelo” surgió. Este concepto no era el de ‘Modelo del ama de casa’, sino mujeres que nunca le daban la espalda a ningún desafío. Ellas fueron llamadas las ‘niñas de Hierro’. En las grandes extensiones de los campos agrícolas de Tachai, un grupo de veintitrés mujeres jóvenes fueron llamadas así por su coraje inquebrantable y su afán de superar todas las dificultades de cara a la adversidad. Fue por iniciativa de esas mujeres modelo que la región atrasada Tachai pudo transformarse en una vasta zona de producción de vegetación y cultivos múltiples, tanto que logró ser un ejemplo para que otras regiones emularan. En esa empresa, el equipo femenino Tachai tuvo el liderazgoviii.

De acuerdo con un informe del gobierno en 1966, en todas las ramas de la Ciencia y de la Ingeniería, las mujeres desempeñaron un papel importante. Entre los investigadores de la Academia de Ciencias de China, una de cada seis era una mujer. En campos como la investigación atómica y en la mayoría de las ramas de la ciencia médica, las mujeres desempeñaron un papel activoix. En el campo de la educación, de acuerdo con una estimación de 1965, el 24.3% de los profesores de la universidad, el 44% de los maestros en la escuela secundaria y el 62% de los maestros en el nivel primario eran mujeresx.

Divorcio

Al principio de nuestra discusión, nos hemos referido a la “Ley de matrimonio” de 1950, que dio el derecho al divorcio. Sin embargo, a pesar de la ley, no fue nada fácil ponerla en práctica, al menos en algunas zonas rurales. De hecho, a lo largo de la década de 1950 y los primeros años de la década de 1960, se reportaron en diferentes periódicos incidentes de crueldad doméstica contra la mujer por parte del esposo e incluso suicidios de mujeres.

El cuidado de los niños

Los incidentes de opresión domestica por maridos no sucedieron, por supuesto, en muchas familias. Sin embargo, había otros problemas como el duro trabajo de la limpieza y cuidado de niños. Un periódico contemporáneo importantexi mencionó la contradicción entre el trabajo revolucionario y la limpieza del hogar. Por un lado, se dice que lo que los hombres pueden hacer las mujeres pueden hacerlo también, pero, por otro lado, la tarea de cuidado de niños y el trabajo doméstico recae exclusivamente sobre las mujeres. ¿Cómo pueden las mujeres que tienen a su cargo la responsabilidad del servicio doméstico llevar adelante la gran tarea de la reconstrucción socialista que requiere su presencia fuera de casa? El deber de la limpieza no debe solo responsabilidad de la mujer; los hombres también deben contribuir a este.

Para resolver este problema, la nueva sociedad podría crear guarderías como se hizo durante el Movimiento del 4 de Mayo de 1919. El pueblo en la zona industrial Taching siguió tales pasos para su propio beneficio. Sin embargo, más importante que esto era ayudar a crear una situación en la que una relación sana se desarrollara entre el marido y la mujer, un nuevo tipo de relación familiar, que era impensable en la vieja sociedad. Esta relación también ayudaría al sano desarrollo integral del niño.

Durante esa etapa, las mujeres se dispusieron para realizar los trabajos que eran considerados como del dominio de los hombres; sin embargo, los hombres no participaron totalmente en aquellos campos que generalmente se consideraban del dominio de las mujeres, como el trabajo de bordado, cuidado de niños a través de acuerdos de cooperación, etc. Estos trabajos aún eran considerados como “trabajo de mujeres”. Por otra parte, en algunos trabajos relacionados con el servicio de limpieza, tales como cocinar, ir de compras, cuidar niños, etc., también participaron los hombres.

Mano de obra calificada, mano de obra no calificada

Estos fueron algunos sectores de la producción en la que había división del trabajo basada en el género. Por ejemplo, los hombres se dedicaban a sectores que requerían la aplicación de habilidades, mientras que las mujeres se dedicaban a sectores no calificados. Como por ejemplo, aunque anteriormente las mujeres se dedicaban a trabajos de bordado como operadoras de máquinas, aspectos tan complejos como la elaboración de diseño para dicho trabajo era hecho solamente por los hombres. La Revolución Cultural rompió esta barrera e involucró a las mujeres en el diseño de decisiones y a los hombres a en la operación de las máquinas y la labor de bordadoxii.

No se puede negar que el hecho de la participación de las mujeres en la revolución socialista fortaleció su batalla por la igualdad con el hombre. Sin embargo, hubo algunos sectores en los que la desigualdad entre hombres y mujeres no pudo ser borrada. En 1971, Noel Gray xiii fue a Tachai y se dio cuenta de que las trabajadoras que no podían levantar piedras pesadas obtuvieron puntos de trabajo menor que los hombres; por el contrario, los trabajadores comparativamente débiles podrían tener los mismos puntos de trabajo que los hombres sanos que hicieron los trabajos más pesados. Aquí las mujeres eran, obviamente, las víctimas de la desigualdad. La pregunta que surge naturalmente es esta. Dos personas no pueden tener la misma fuerza física, aunque también es cierto que cada persona puede, con motivación política o de otro tipo, realizar un mayor trabajo de lo que él o ella por lo general puede hacer. Pero cada persona hace su contribución a la reconstrucción socialista y al movimiento revolucionario. Quien es físicamente incapaz de tomar parte en el trabajo duro, puede tomar parte en el trabajo liviano de diferentes tipos. En una sociedad socialista, ningún trabajo puede ser tratado como inferior. Si esto es así, entonces ¿por qué debería ser el papel de uno en la reconstrucción socialista inferior debido a su incapacidad para hacer el trabajo pesado?

Representación de la Mujer

¿Cuál fue el porcentaje de representación femenina en los diferentes sectores? De acuerdo con una estimación de 1972, en el comité central del PCCh que tenía 170 miembros, el número de mujeres se situaba en 15. Los hombres conformaban la mayoría de los miembros en general. En el Ejército Popular de Liberación, había mujeres a nivel de compañías, pero no en el ejército regular. Ellas estaban vinculadas principalmente a los departamentos de medicina y de comunicaciones. Es pertinente señalar que durante la etapa del movimiento revolucionario agrario o el movimiento de liberación nacional contra el Japón (1937-1945), las mujeres no se incluyeron en el ejército regular (La experiencia en Vietnam, Camboya, Laos, Filipinas, Perú, Sri Lanka, Nepal, Turquía, India, etc., es diferente). Entre el personal docente y no docente de la Universidad de Pekín, el número de hombres es casi el doble, y de acuerdo con la estimación de 1966, la representación de las mujeres en el tercer Congreso Nacional del Pueblo fue 17,83 por cientoxiv.

La pregunta que ha surgido en el movimiento comunista revolucionario en diferentes países una y otra vez es ¿por qué debería haber predominio de la pequeña burguesía en lugar de la de la clase obrera en la dirección? En el movimiento revolucionario comunista de la India, dentro del PCI (ML), esta cuestión se había planteado. De hecho, cuando se habla de la dirección de la clase obrera, lo que se entiende principalmente es el liderazgo ideológico, liderazgo de personas con conciencia política avanzada. En la etapa inicial, esto es natural, porque en virtud de haber avanzado en el estudio teórico, los intelectuales revolucionarios de la pequeña burguesía toman un papel principal. Sin embargo, el objetivo es que ellos mismos se desclasen al integrarse con los campesinos y trabajadores a través de la participación en sus luchas y asuman la ideología revolucionaria, no sólo en teoría, sino también en la práctica y con ello trasciendan las limitaciones de su clase. Al mismo tiempo, deben velar porque los cuadros procedentes del campesinado y de la clase obrera aprendan la teoría revolucionaria y llevarlos paso a paso a niveles de dirección. Con la misma lógica, los que son políticamente avanzados y maduros deben llegar a ser miembros de los comités revolucionarios, con independencia de que el cuadro sea un hombre o una mujer. El bajo nivel de representación de las mujeres en los comités revolucionarios se considera que es debido a su bajo nivel de conciencia política. La realidad es que si una mujer tiene que soportar ella sola todo el peso de la limpieza y cuidado de los niños, es muy difícil para ella dedicar mucha atención al estudio y al trabajo político. A menos que haya socialización del cuidado de los niños y de la limpieza, la igualdad entre hombres y mujeres no podrá ser establecida. La propaganda del partido es esencial, pero lo más importante es que los esposos voluntariamente compartan el trabajo doméstico con las esposas. Aquí la batalla es contra el patriarcado. Y las experiencias han mostrado que también hay oposición de algunos de los hombres militantes del Partido como también de los maridos a la lucha por la liberación de la mujer.

Planificación familiar

La cuestión que está conectada de manera integral con la emancipación de las mujeres es la planificación familiar. La participación de las mujeres en el trabajo productivo, el establecimiento de la igualdad económica y política, la ampliación del horizonte y de la conciencia y la creación de familias sanas pequeñas, todas estas son partes integrantes de una sociedad en la que el deseo de desarrollar una nueva sociedad y el espíritu de compartir mutuamente, estimula a la gente a la acción. Por lo general, se está en contra de las familias grandes, ya que tal realidad se erige como un obstáculo ante la necesidad de prestar la debida atención a los bebés y asegurar la participación de las madres en el trabajo productivo y político. Al llevar a cabo la política de planificación de la natalidad, el gobierno combina la dirección del Estado con la iniciativa por parte de las propias personas.

En la China socialista, la planificación de la natalidad no significa simplemente practicar el control de la natalidad, sino tomar diferentes medidas a la luz de circunstancias diferentes. En las zonas densamente pobladas, donde la tasa de natalidad es alta abogan por el control de la natalidad y el matrimonio a una mayor edad. También proporcionan un tratamiento médico completo para aquellos que sufren de esterilidad. ¿Cuál es su papel en las áreas de las nacionalidades minoritarias? En esas y otras zonas poco pobladas, la nueva sociedad estimula el crecimiento de la población y promueve el aumento de la producción. En estas áreas, la ayuda y orientación está disponible para aquellos que tienen muchos hijos y que quieren planificarxv.

Han Suyinxvi ha declarado que los primeros experimentos de control de la natalidad se hicieron en 1954, excepto en ciudades como Pekín, Cantón y Shanghai, no tuvieron mucho éxito en el campo. En las ciudades, las personas hicieron cola en parques y otros lugares para escuchar las conferencias, ver películas, y los anticonceptivos se mostraban y se distribuían libremente en las farmacias. Este método fue aceptado por los intelectuales y las personas con alguna noción de la ciencia. Pero cuando este método fue llevado a las zonas rurales, el resultado fue malo. Los campesinos se horrorizaron, se indignaron, su modestia tradicional se ofendió. La razón no es difícil de entender. En el pasado, la muerte de los niños, el infanticidio, familias pequeñas, eran relacionadas emocionalmente con el hambre y la guerra. El infanticidio, principalmente femenino, era una práctica común en el pasado, cuando los campesinos morían de hambre. Es por ello que la exhortación a ‘tener menos hijos’ parecía indicativo de un desastre inminente para ellos. Tales campañas, por lo tanto, se interrumpieron.

A partir de 1963, con el aumento de la producción, el movimiento por la planificación familiar cobro impulso. El matrimonio tardío fue lo que se impulsó. La enseñanza de las técnicas de control de la natalidad se realizaba por personal médico y miembros de la federación de mujeres, sindicatos, etc. y fueron impresos y distribuidos folletos. Los “médicos de pies descalzos” jugaron un papel importante en eso. En las zonas rurales, sin embargo, los médicos de pies descalzos no eran adecuados. Esto se debe a que la mayoría de los “médicos de pies descalzos” eran jóvenes y solteros y los aldeanos no estaban dispuestos a escuchar cosas relacionadas con el control de la natalidad de parte de jóvenes solteros. Las más adecuadas eran las mujeres mayores que hubiesen ellas mismas practicado métodos de control de la natalidad y por lo tanto fueran ejemplos vivos.

Durante la revolución cultural, debido a la situación específica, todas las unidades de control de la natalidad se mantuvieron en suspenso. También hubo un aumento de “matrimonios jóvenes”xvii, a pesar del hecho de que el matrimonio tardío habían empezado ya a ser promovido en 1963.

En 1971, la siguiente fase del movimiento que comenzó, tuvo como característica principal la participación total de las masas con la mayor cantidad de propaganda concebible. La toma de conciencia de las personas para promover el control de la natalidad es el principal factor y con el fin de llevarlo a cabo, se estableció toda una red organizativa. De hecho, en ningún otro lugar en el mundo una red de “comités de planificación familiar” como esta había sido establecidaxviii . Cada comité de calle, cada junta de vecinos, cada municipio, cada brigada y equipo de producción, tenían su personal de la familia.

La planificación familiar entre las minorías nacionales

De las cincuenta y seis nacionalidades en China, los Han comprenden la inmensa mayoría, al menos 95 por ciento de la población. Lo que es importante aquí es que en la China socialista, la planificación de la natalidad era para el pueblo Han, y no para las personas que pertenecen al resto de las cincuenta y cinco nacionalidades. Cuando se trata de las minorías nacionales, no se impulsaba la planificación familiar entre ellos a causa de consideraciones, como afirma Han Suyin, de sus propios sentimientos. Como un funcionario planteaba: “Todas las minorías nacionales quieren aumentar, y hay que dejarlos… pero nosotros recomendamos el matrimonio tardío, por el bien de las mujeres, su emancipación intelectual, y su salud’xix.

Las técnicas anticonceptivas

La planificación familiar está estrechamente relacionada con el matrimonio tardío y el uso de anticonceptivos. El matrimonio tardío, aunque no es una técnica anticonceptiva en el sentido propio de la palabra, es sin duda un instrumento muy poderoso para bajar la tasa de natalidad. En la China socialista, hay unidades de emulación entre los jóvenes para que consideren el matrimonio tardío algo revolucionario, una acción noble. Por lo tanto, aunque existe la posibilidad de casarse cuando uno alcanza la edad de 18 años, al igual que en la Ley de Matrimonio, los jóvenes están obligados a esperar unos cuantos años. La edad del matrimonio ideal, propagado a mediados de la década de 1970, es de 25 para las mujeres y 28 para los hombres en las ciudades y 23 para las mujeres y 25 hombres en el campo. Hay, sin embargo, algunas excepciones a esta regla. En caso de que haya un hijo único y se necesite que una mujer joven cuide de sus padres ancianos, entonces se puede casar tempranamente, pero después de alcanzar la edad mínima requerida. La pregunta que surge naturalmente es: ¿No significa que una esposa está atada por lo tanto con la familia como en la sociedad antigua? ¿O se supone que era parte de asumir el espíritu socialista de servicio a los miembros mayores de la familia que están en necesidad de dicha atención?

El uso de anticonceptivos orales como método anticonceptivo comenzó en 1964 en China. Es sobre todo en las ciudades, pero no tanto en el campo. En las zonas rurales, era muy difícil hacer que las mujeres tomaran las pastillas con regularidad. Es interesante señalar que en algunos municipios, un voluntario en cada equipo de producción, en cada equipo de trabajo se le delegaba recordar a las mujeres que tomaran su píldora todos los días. Los suministros de píldoras estaban disponibles inmediatamente.

En las zonas rurales, como señala Han Suyinxx, hubo algunos problemas con la píldora. Las mujeres que la tomaron durante un tiempo y luego se les olvidaba y tenían hemorragia, entraban en pánico y luego se negaban a tocar las pastillas de nuevo. En otra comuna, el 70 por ciento de las mujeres quedó embarazada porque no habían tomado la píldora con regularidad. En otra comuna, todas las mujeres que dejaron la píldora quedaron embarazadas.

Por estas razones, se prefiere la inserción en el útero de un anillo hecho de acero inoxidable. Dispositivos intrauterinos (nylon) estaban en uso en ciertas zonas como la costa este, pero tenían un fallo de 8 por ciento.

El uso de anticonceptivos masculinos (condones) es preferido en algunas áreas y la razón de estas preferencias individuales y regionales no se conoce. Carl Djerassi habla de un “tipo de anticonceptivos orales ” que fue producido en una fábrica de medicamentos de Shanghai. También hubo inyecciones anticonceptivas, que, sin embargo, no eran tan populares. Las píldoras orales para las mujeres eran más populares. En las familias con dos o tres hijos, se hizo hincapié en la cirugía de la vasectomía para esterilización masculinaxxi. Sin embargo, no fue fácil convencer a la gente sobre la importancia de la esterilización. Además de la parte quirúrgica, la gran preocupación de la gente era si dicha cirugía podría conducir a la perdida de la fuerza sexualxxii. En muchas familias, incluso cuando las mujeres estaban dispuestas, los hombres no lo estaban. Los miembros de la Asociación de Mujeres entonces fueron a sus casas y trataron de convencer a los maridos que frecuentes nacimientos serían perjudiciales para la salud de sus esposas. Cuando los esposos fallaban en lógica, el instinto masculino estorbabaxxiii

A finales de la década de 1950, el servicio médico gratuito era proporcionado por el nuevo gobierno socialista. Enfermedades mortales como la sífilis y la gonorrea, que mataban a millones de personas antes de la liberación, habían sido eliminadas de una vez por todas, el embarazo y los problemas de salud asociados a este, que eran una pesadilla en la vieja sociedad llegaron a ser cosas del pasado. Sylvia Greenwood escribe que las píldoras anticonceptivas orales, otras necesidades médicas tales como gorras, telas, gasas y documentos con información relevante, estaban todos disponibles gratuitamente en los centros de salud y hospitales. En el caso de los abortos, la opinión de la mujer, no la del hombre, se erigía como la finalxxiv. El método llamado “Técnica de aspiración por vacío”, que se practica en diferentes países del mundo para abortar fue inventada en la China socialista. Este instrumento fue instalado en la mayoría de los setenta mil hospitales comunales en Chinaxxv.

Un aspecto importante del programa de planificación de natalidad en China es la invención de diferentes técnicas y medicamentos. Siempre que se hace cualquier medicamento anticonceptivo, la primera tarea consistía en someterlo a experimentos en seres humanos. No era la gente común, sino los médicos, las enfermeras y sus asociados los que conducían experimentos preliminares sobre ellos mismosxxvi. Tales experimentos son esenciales, aun cuando hay elementos de riesgo en ellos. Esto tenía dos aspectos. En primer lugar, ya que los médicos y las enfermeras están conectados directamente a la teoría y la práctica médica, estaban en la mejor posición para entender los efectos secundarios de los medicamentos nuevos para que los cambios necesarios se pudieran hacer antes de que se aprobaran para el uso de las personas. En segundo lugar, y esto es lo más importante, ya que siempre queda la posibilidad de que tenga efectos secundarios negativos para la salud humana, los profesionales médicos están dispuestos a tomar esos riesgos sobre sí mismos en lugar de pasarlos a las personas. Esto fue una manifestación del espíritu de servir al pueblo.

Uno de los logros más importantes en la historia de la ciencia médica china es la invención de las píldoras anticonceptivas para hombres. Tiene sus raíces en la planta de algodón. La píldora fue el resultado de varios experimentos realizados desde la década de 1950 y el resultado fue la invención a finales de 1970 de la pastilla que se llama ‘gossypol’xxvii. Además de su importancia en el campo de la ciencia médica, dicha invención tenía también un significado político. Hasta entonces, las píldoras anticonceptivas que se utilizaban eran exclusivamente para las mujeres, no para los hombres. Como resultado, el efecto de su uso regular recayó únicamente sobre las mujeres. Los hombres lo evitaban. Es decir, todos los efectos secundarios y los dolores producto de medidas anticonceptivas pesaban sobre las mujeres, no sobre los hombres. Esta es una de las principales críticas de las feministas contra las píldoras anticonceptivas. La invención, que está destinada para los hombres y no para las mujeres, ha demostrado la perspectiva feminista de la China socialista.

El Cuidado de los Niños y la Mentalidad Infantil

A lo largo de la etapa de educación primaria y secundaria, los Chinos hacían hincapié en la cooperación mutua y el trabajo colectivo para que los niños y la generación de jóvenes pudieran asimilar el espíritu socialista de servicio a su país y a su pueblo. Algunas fuentes occidentales sostienen que los niños chinos crecían en un ambiente reglamentado. Este punto de vista ha sido rechazado por muchos visitantes provenientes del mundo occidental. Uno de estos visitantes fue un médico estadounidense llamado Dr. Spock quien fue a China en 1973. Él se dio cuenta de que existía una marcada diferencia entre la mentalidad de los niños y el enfoque sobre el cuidado de los niños en China con respecto a los Estados Unidos de América. En la China socialista, a los niños se les enseña a amar, a respetar a los demás, a tener un espíritu cooperativo, mientras que la América capitalista-imperialista ayuda a desarrollar entre sus hijos el espíritu del individualismo y el egoísmo.

Una de las cosas más extraordinarias que señalaba el Dr. Spock es “el buen comportamiento de los niños”. Como él mismo escribe, “Nunca hemos visto niños peleándose, nunca vimos los niños agarrándose, nunca vimos a los niños lloriqueando o quejándose”xxviii ¿Por qué sucedía esto? En opinión de Spock, China no tenía ningún secreto para la crianza de los niños. “Al investigar la crianza de los niños en otras partes del mundo, uno se puede dar cuenta que los niños estadounidenses generalmente pelean más, se quejan más, lloran más y agarran más que los niños en cualquier otro país que yo conozca”. Alguna sensación de miedo se apodera de su mente. Los padres estadounidenses mismos no saben cómo deberían criar a sus hijos. El Dr. Spock comenta que los estadounidenses no tienen ninguna filosofía de la vida, no hay ninguna convicción profunda de para qué es en realidad la vida, a diferencia del pueblo chino. El pueblo estadounidense siempre sufre de una sensación de inseguridad. Todo el mundo en Estados Unidos es económica y financieramente inseguro; la mayoría de ellos están siempre en peligro de perder sus puestos de trabajo. Esta tensión se transmite a sus hijos. El Dr. Spock también quedó impresionado por la “serenidad de las personas, su apariencia sonriente y relajada mientras trabajaban”. Él pensó con razón que “si esto tiene algo que ver con el tipo de sociedad que han conseguido, entonces tiene que estar relacionado con el hecho de que todos se sienten que están trabajando por los demás”xxix.

El Papel de la Federación de Mujeres

La Federación de Mujeres nació en 1949 con el objetivo de lograr la unidad de todas las nacionalidades y clases, aumentar la conciencia y la eficiencia política de las mujeres, emanciparlas de las ataduras de la vieja sociedad y comprometerlas en las actividades creativas de la nueva sociedad, ayudándoles a establecer sus derechos y reflejar sus esperanzas y aspiraciones. Esta Federación ha desempeñado un papel importante en alcanzar ese objetivo, al menos en algún grado.

La Federación ha dejado claro que, además de luchar por la igualdad entre hombres y mujeres en el lugar de trabajo, también haría frente a sus problemas específicos derivados de sus aspectos físicos, igual salario por igual trabajo y liberarse de la contradicción entre la producción social y las labores domésticas. Diversas medidas fueron adoptadas en los últimos años para que las mujeres se liberaran de la “eterna servidumbre de la limpieza y el cuidado de los niños”, tales como la creación de guarderías cooperativas y lugares para el lavado colectivo, comedores comunitarios, etc. Sin embargo, como Elisabeth Croll plantea en 1974, las mujeres aún no se han emancipado de la “eterna servidumbre de la limpieza y el cuidado de los niños”xxx

La experiencia china ha probado que la creación de una nueva base económica y una nueva superestructura no significa que los nuevos valores automáticamente se arraigan en la nueva sociedad. Si ese fuera el caso, entonces Mao Tse-tung no hubiera tenido que haber lanzado el llamado a la Revolución Cultural. Croll escribe que desde la década de 1960, el objetivo del movimiento de mujeres era hacer a las mujeres seguras y conscientes al ayudarles a incrementar su conciencia política y con ello liberarlas de la influencia de las viejas ideas y valores.

Sin embargo, si es urgente la necesidad de la emergencia de la conciencia política de las mujeres, no es menos urgente la necesidad del desarrollo de la conciencia del hombre. La lucha por la liberación de la mujer no podrá ser alcanzada sin la transformación de las dos mitades del cielo.

A comienzos de los años 60s en China existió la visión feminista de que la emancipación de la mujer está totalmente separada de otros asuntos de naturaleza social y política, y que el sistema económico y político no tendría ningún papel en esta. Quienes se oponen a esta visión feminista sostienen que la emancipación de la mujer, a pesar de la naturaleza específica de algunos asuntos femeninos, nunca podrá ser alcanzada sin alcanzar la emancipación de todas las clases oprimidas.

Mao Tse-tung, Soong Ching Ling, líder de la Federación de Mujeres, y otros resaltan una y otra vez la necesidad de la existencia del movimiento femenino hasta que sea alcanzada la transformación fundamental de la sociedad china. Este movimiento, en realidad, en una parte integral de la revolución Proletaria y su éxito depende del éxito del pueblo en otros frentes. Durante el periodo bajo estudio, entre 1949 y 1976, las mujeres ganaron reconocimiento social y recuperaron su autoestima y su autoconfianza. La China socialista bajo la dirección de Mao Tse-tung dio firmes y positivos pasos hacia la liberación de la mujer. A pesar del hecho de que China ha cambiado de color en el periodo que siguió a la muerte de Mao, la ideología que guio la revolución china seguirá viviendo y ayudando en las futuras luchas por la creación de un nuevo mundo adecuado para la vida humana.

i Julia Kristeva, About Chinese Women, New York, London, Marion Boyars, 1977; Felix Greene, The World Has Two Sides A Portrait of China Today, Victor Gollanz, London, 1970

ii Delia Davin, ‘Women in the ‘50s: Shifts in Policies’, China Now, June 1976. No. 62, Society for Anglo-Chinese Understanding, London.

iii Ibid.

iv Rose Buxton and Patricia Langton, ‘Women and Socialist Equality’, China Now, January 1973.

v Survey of Mainland China Press (SMCP), 10 March, 1966.

vi Michael Opper, ‘Women Power’, in China Now, December 1975.

vii ‘Young Mongolian Woman shows remarkable initiative and leadership’, Survey of Mainland China Press (SMCP), 9 March, 1966.

viii ‘Brilliant Examples of Tachai Women’, SMCP, 9 March 1966.

ix ‘Outstanding Women’, SMCP, 10 March 1966.

x Ibid.

xi Red Flag, December 1973.

xii Sheila Rowbotham, Women, Resistance and Revolution, London, 1972, pp.196-97.

xiii Noel Gray, ‘Women’s Liberation in China’, China Now, October-November 1971, No. 16.

xiv Ver ‘Outstanding Women’, SMCP, No. 3654, p.24.

xv Hsu Li-chang and Yu Wang, ‘Exploding Population Myths’, China Now, July-August 1974, No. 43.

xvi Han Suyin, ‘Population Growth and Birth Planning’, China Now, July-August 1974.

xvii Ibid.

xviii Ibid.

xix Ibid.

xx Ibid.

xxi Carl Djerassi, ‘Some Observation on Current Fertility Control in China’, The China Quarterly, January-March 1974, No. 57, pp.42, 45.

xxii Leo O. Orleans, ‘Evidence from Chinese Medical Journals on Current Population Policy’, The China Quarterly, No. 40, October-December 1969, p. 142.

xxiii Jan Myrdal, Report from a Chinese Village, London, 1965, pp. 226-27.

xxiv Sylvia Greenwood, ‘Women Hold up Half the Sky’, China Now, April-May 1977, No. 71.

xxv Tameyoshi Katagiri and Takuma Terao, ‘Wide Range of Family Planning’, China Now, August-September 1972, No. 24.

xxvi Ibid.

xxvii For details, see Lynda Birke, ‘The Health of Half of Heaven’, China Now, September-October 1979, No. 86.

xxviii Dr. Spock, ‘Child Care in China’, China Now, June 1975, No. 52.

xxix Ibid.

xxx Elisabeth Croll, ‘Half the Sky’, China Now, January 1975, No. 48.

Deixe um comentário

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair /  Alterar )

Foto do Google

Você está comentando utilizando sua conta Google. Sair /  Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair /  Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair /  Alterar )

Conectando a %s